Pasar al contenido principal

Tributo al personal de enfermería

Europa
Con motivo del 200.º aniversario del nacimiento de Florence Nightingale, la Organización Mundial de la Salud (OMS) ha designado 2020 el “Año Internacional del Personal de Enfermería y de Partería”.
 
 
Desde antes de entrar al hospital hasta la fase posaguda, los profesionales de enfermería desempeñan funciones clave para garantizar una vía óptima de tratamiento del ictus.
 
Somos conscientes de la importancia del personal de enfermería en el tratamiento del ictus desde el primer momento. Por consiguiente, el kit de herramientas Angels contiene numerosos elementos concebidos específicamente para el personal de enfermería. De hecho, el primer programa de aprendizaje electrónico que lanzamos en el sitio web de Angels fue el Aprendizaje electrónico de titulación de personal de enfermería especializado en ictus. Nos dimos cuenta de que si queríamos que el personal de enfermería pudiera aprovecharlo al máximo, tenía que estar disponible en su idioma local; desde entonces, esta certificación ha sido traducida a 17 idiomas. Nos enorgullece afirmar que hasta la fecha más de 9000 profesionales de enfermería de todo el mundo han realizado este curso. 
 
También lanzamos el Proyecto de calidad en el ictus agudo (Quality in Acute Stroke Project, QASC) en Europa (QASC Europe), en colaboración con la ESO y el Instituto de Investigación de Enfermería, centrado en empoderar al personal de enfermería. Nuestro objetivo es evidenciar que las intervenciones dirigidas por personal de enfermería —que han demostrado reducir la mortalidad— pueden implementarse con éxito en los hospitales europeos. 
 
Más recientemente, colaboramos con Nutricia para que pusiera a disposición de nuestra comunidad de profesionales de enfermería un aprendizaje electrónico sobre disfagia y nutrición. 
 
En la iniciativa Angels, siempre buscamos maneras de ayudar a las personas a crecer y, por ende, fortalecer a la comunidad. Por tanto, no pudimos sino quitarnos el sombrero ante la dedicación y el dinamismo de los que hizo gala el personal de enfermería en España. En diciembre de 1993, siete profesionales de enfermería de distintas regiones en España decidieron fundar la Sociedad Española de Enfermería Neurológica (SEDENE). Buscaban sencillamente poder reunirse con un grupo de personas que compartiera sus mismos valores, dedicación y dinamismo. Más de dos décadas después, SEDENE se ha convertido en una importante plataforma para el empoderamiento, el conocimiento y la coordinación del personal de enfermería en el campo de la neurología en España. A lo largo de su historia, la sociedad ha creado manuales, guías y cursos sobre neurociencia para personal de enfermería; asimismo, colabora activamente en la estrategia del Sistema Nacional de Salud para los ictus, las enfermedades neurodegenerativas y las enfermedades raras. Además, celebra una conferencia anual junto con la Sociedad Española de Neurología (SEN), a la que asisten regularmente más de 300 profesionales de enfermería.
 
 
Quizás la necesidad y las ventajas de contar con una sociedad de esta índole puedan parecer obvias, pero por lo que nos consta, sigue siendo la única sociedad específica para personal de enfermería especializado en ictus en toda Europa.
 
En diciembre de 2019, durante una reunión para planificar las actividades de 2020, algunos de nuestros asesores de Angels presentaron una propuesta para intentar tejer una red de colaboración internacional entre enfermeros. Hemos visto cuán valioso es para los médicos intercambiar ideas con colegas de otros países asistiendo a conferencias e incorporándose a comités directivos, así que también queríamos darle al personal de enfermería una plataforma para crecer. 
 
Para poner el concepto a prueba se sugirieron tres nombres: Estela San Juan del Hospital Vall d’Hebron de España, también coordinadora de grupo en SEDENE; la Dra. Antonella Urso, del Departamento de Salud de la región de Lacio, quien a su vez trabaja en coordinación con la Red Regional de Ictus italiana y fue galardonada con un Premio ESO-Angels al Espíritu de Excelencia en 2018; y la coordinadora del proyecto QASC en Portugal, Susana Salselas, de la ULS Nordeste de la Unidade Hospitalar de Macedo de Cavaleiros.
 
Se trataba de una idea modesta y las tres acordaron, entusiasmadas, que organizarían una reunión entre enfermeras de varios países para tomar un café durante la conferencia de la ESO y WSO de 2020 en Viena y, a partir de ahí, comprobar qué ideas podían surgir.  
 
“Entiendo que esta idea representa algo de gran valor en este año tan especial, el Año Internacional del Personal de Enfermería. Resalta la importancia del intercambio entre países para estandarizar la atención del ictus en enfermería en Europa y el beneficio que puede aportar a Portugal, puesto que no tenemos directrices nacionales formales para la atención del ictus en enfermería”. Susana Salselas
 
Seguimos pendientes de saber si la pandemia permitirá celebrar la reunión en noviembre. Sin embargo, las tres enfermeras han decidido no esperar y ya se han reunido por primera vez mediante una conferencia en línea junto con sus asesores de Angels.  
 
 
Aunque se trataba más bien de una prueba piloto, esta breve reunión dio pie a muchas ideas prometedoras sobre una gran diversidad de temas. Rápidamente quedó patente que podían aprender mucho con tan solo reunirse ellas tres. El grupo mostró su interés por aprender aún más de países más avanzados y orientar a los colegas de países menos organizados. 
 
“Creo que estar en contacto con otros enfermeros de Europa es una gran oportunidad para poder compartir las experiencias, ideas, protocolos y modelos que han funcionado en sus países. Incluso podemos colaborar en el futuro en estudios multicéntricos internacionales para poder proporcionar más evidencia en la atención del ictus en enfermería”. Estela San Juan
 
Al igual que SEDENE en España, sería de gran utilidad contar con una sociedad o comité nacionales para agilizar la optimización de directrices, protocolos y coordinación de las formaciones y los acontecimientos relevantes, amén de que esto crearía un sentido de la comunidad con un objetivo en común. También allanaría el camino para las iniciativas que requieran aportaciones o coordinación a nivel internacional, concretamente la tan ansiada directriz internacional de atención del ictus en enfermería.  
 
No cabe duda de que faltó tiempo para lograr avances transcendentales en esta primera reunión. Sin embargo, el autodenominado Grupo de Trabajo de Enfermería de Angels ha acordado centrarse en los siguientes aspectos: 
  1. Entablar relaciones entre los profesionales de enfermería de Angels a nivel nacional e internacional. 
  2. Establecer una plataforma de comunicación en línea para compartir recursos y mantener conversaciones informales entre los profesionales de enfermería de Angels.
  3. Promover el intercambio de experiencias y buenas prácticas, por ejemplo a través de seminarios virtuales.
  4. Abogar por mejoras a gran escala como formaciones avanzadas o directrices estandarizadas para personal de enfermería de ictus.

“Estoy muy entusiasmada por esta iniciativa que representa una gran oportunidad para el personal de enfermería, tanto para mejorar las prácticas de enfermería relativas a pacientes con ictus como para realzar su función en el equipo de atención”. Antonella Urso

Es un comienzo humilde pero, a juzgar por la historia de SEDENE, puede que estemos siendo testigos del principio de una historia de éxito crucial para el personal de enfermería dedicado al ictus de todo el mundo. 
 
Powered by Translations.com GlobalLink OneLink Software