Pasar al contenido principal

Historia de una mariposa: el Hospital Příbram

República Checa

La mariposa es una criatura maravillosa que alcanza su espléndido aspecto solo después de pasar por varias etapas de su ciclo vital. A lo largo de varias etapas, la mariposa necesita un aporte de nutrientes y materiales para crecer, así como el respaldo de su entorno. En algunos hospitales, queda patente la existencia de un “ciclo vital” muy similar. Un ejemplo de esta índole que ha mejorado la calidad de la atención del ictus lo encontramos en el Hospital Regional de Příbram, en la República Checa.  

Todo comenzó cuando el hospital, junto con el asesor de la iniciativa Angels, realizó dos series de simulaciones en enero de 2020 con el objetivo de mejorar la atención del ictus que recibían los pacientes. Basándose en las observaciones de las simulaciones, el equipo preparó e introdujo un plan de acción para la mejora de la atención del ictus que se pondría en práctica paso a paso en las semanas siguientes. En primer lugar, el aspecto más crucial era optimizar la atención prehospitalaria local. Las modificaciones se centraron principalmente en las necesidades y el contenido de la notificación previa, que consiste en compartir información entre el departamento de neurología y los profesionales de los servicios médicos de emergencia (SME) antes de que un paciente con ictus llegue al centro de ictus.

Formación de simulación con paciente simulado

  Formación de simulación con un paciente con ictus simulado en el hospital Příbram

Celebrar una reunión interdisciplinar fue clave para definir las funciones de todos los departamentos implicados: SME locales, UCI, urgencias, departamentos radiológico y neurológico y la gestión del hospital. Desde entonces, los profesionales de los SME han ido notificando al centro de ictus con llamadas estructuradas que proporcionan toda la información pertinente sobre los pacientes con sospecha de ictus, lo que permite preparar a todo el equipo de ictus y la TAC antes de la llegada del paciente. Inmediatamente tras su llegada, los paramédicos acompañan al paciente directamente a la TAC y siguen estando disponibles para un transporte secundario en caso de que se indique que el paciente necesita más tratamiento en un centro de ictus integral más grande. Estas nuevas medidas reducen significativamente el tiempo necesario para el diagnóstico, así como el inicio del tratamiento. El Dr. Jaroslav Machovský, jefe de los SME locales, aplaude esta iniciativa de cooperación: 

“Las nuevas medidas aplicadas han simplificado y mejorado significativamente la atención del ictus en toda la región. Los pacientes con ictus son los más beneficiados, ya que los profesionales de los SME notifican cada caso directamente al neurólogo del centro de ictus; esto aumenta la calidad de la atención prehospitalaria, en particular en lo que respecta al tratamiento futuro del paciente. Por añadidura, pero no por ello menos importante, esta colaboración entre los SME y el hospital también ha conllevado una mejora de la colaboración entre paramédicos y personal hospitalario.

En lo que respecta a la carga de trabajo del personal de enfermería de urgencias, se produjo también un cambio trascendental. Hasta entonces, el personal de enfermería desempeñaba un papel principalmente administrativo, pero ahora está contribuyendo activamente al tratamiento del ictus en fase aguda. 
La gestora Lenka Pátková, jefa del personal de enfermería de urgencias, comenta: 

“Basándonos en las recomendaciones que surgieron a raíz de la formación de simulación, hemos implementado una serie de cambios en el ingreso de los pacientes con ictus. Actualmente, gracias al neurólogo, el personal de enfermería está bien informado sobre la hora de llegada de los profesionales de los SME. Asimismo, el personal de enfermería acompaña directamente a los pacientes a la TAC, donde se encarga de diluir y administrar el tratamiento. Además, la reunión de intercambio de experiencias se celebró antes de la introducción de las modificaciones de la vía de tratamiento del ictus para el personal de enfermería. Mgr. Tereza Koláčná, una experimentada enfermera jefe del centro integral de ictus del Hospital Universitario Motol, compartió con nosotros la experiencia laboral relativa a la atención del ictus en fase aguda e hiperaguda por parte del personal de enfermería. Posteriormente, se complementó con una práctica formación sobre cómo administrar el tratamiento adecuadamente”.

Multidepartamental
                 El equipo de ictus del Hospital Příbram, compuesto por profesionales de distintos departamentos                                          

Ahora, los radiólogos examinarán a los pacientes con ictus con la máxima prioridad y desempeñarán un papel crucial en el diagnóstico del ictus en fase aguda. Actualmente, se ha habilitado la administración del tratamiento dentro de la sala de TAC inmediatamente después de la TAC. La presencia de los radiólogos durante una exploración por imágenes también permite acelerar significativamente el transporte secundario y especificar las medidas que deben adoptarse para ello, si corresponde. 

Existe un componente clave para la coordinación de este equipo multidisciplinar de ictus y la selección del tratamiento basado en las decisiones correctas del neurólogo a cargo. La Dra. Helena Hlaváčová, directora del Departamento de Neurología, compara los resultados relativos a la calidad de la atención del ictus: 

“Podemos comparar los datos antes y después de la optimización de la vía de tratamiento del ictus mediante los informes del registro RES-Q nacional. Antes de la optimización de la vía de tratamiento del ictus, el tiempo medio de administración del tratamiento (el denominado tiempo puerta-aguja, un indicador clave de la atención del ictus hospitalaria) era de 60 minutos. En marzo de 2020, tras la optimización de la vía, el tiempo puerta-aguja medio se había reducido drásticamente: ahora es de 21 minutos. Así, en apenas unas semanas, el hospital Příbram pasó de encabezar el ranquin por la cola a presentar un valor por encima de la media de toda la República Checa”. 

Gráfico inicial

Tiempo puerta-aguja (administración de TIV) en el informe RES-Q nacional antes de la optimización de la vía 

Gráfico actual

Tiempo puerta-aguja (administración de TIV) en el informe RES-Q nacional después de la optimización de la vía

Los costes que esta mejora drástica lleva aparejados son extremadamente bajos: tan solo un monitor coagulante en la cama y un inyector automático. Hubo cambios importantes y muy necesarios: en los procedimientos existentes, en la mentalidad de las personas y en el deseo de todos los implicados de participar activamente. Tenemos suerte de ser testigos del desarrollo gradual de este “caso mariposa” tan ejemplar en el Hospital Příbram, donde se ha logrado una mejora significativa en la calidad de la atención del ictus a través de la mera voluntad de cambio. Un cambio en el que los pacientes son los más beneficiados. 
 

Powered by Translations.com GlobalLink OneLink Software