Pasar al contenido principal

HÉROES DEL ICTUS DE SAN JUAN | Primero hágalo, luego hágalo más rápido

Argentina

Alguien tiene que ser el primero, y entre las instituciones sanitarias públicas de la provincia de San Juan (Argentina), ese reto y honor le correspondieron al equipo de ictus del Hospital Dr. Guillermo Rawson, que realizó su primer tratamiento de recanalización intravenosa en plena pandemia.

" "Puede que aquel jubilado de 74 años de la ciudad de San Juan sea el hombre más afortunado de Argentina, aunque nadie lo hubiera podido predecir cuando el 7 de mayo de 2021 su esposa notó síntomas que reconoció como signos de estar padeciendo un ictus. No perdió ni un minuto en llevar a su adolecido marido al Hospital Dr. Guillermo Rawson, un importante hospital público que brinda atención médica especializada a los 600 000 habitantes de la provincia de San Juan, ubicada en un famoso valle de viticultores al oeste de Argentina.

Si esto hubiera ocurrido apenas tres semanas antes, es poco probable que este paciente hubiera recibido tratamiento. Su puntuación NIHSS de 18 revelaba que había sufrido un ictus grave: en las 10 horas siguientes, su cerebro habría perdido hasta dos millones de neuronas por minuto, provocándole así un extendido daño cerebral, una discapacidad o incluso la muerte.

Pero el 20 de abril de 2021, cuando una devastadora segunda ola de casos de COVID en Argentina no había llegado aún a San Juan, un pequeño equipo de médicos, personal de enfermería, radiólogos y neurólogos había asistido a una reunión presencial con un asesor de Angels que en el transcurso de unas pocas semanas salvaría tres vidas y sentaría las bases para salvar miles más. Durante aquella reunión, se acordó reanudar la formación sobre tratamiento del ictus que había sido interrumpida por la pandemia un año antes y tratar con tratamiento de recanalización al próximo paciente con ictus que entrara al Hospital Dr. Guillermo Rawson cumpliendo los requisitos. Diecisiete días más tarde, aquel jubilado de 74 años se convirtió en el paciente en cuestión.

Simplemente hay que hacerlo

Según relata la jefa de equipo de Angels de la región, Mariana Wolf, los asesores de Angels que iniciaron la formación en el Hospital Dr. Guillermo Rawson en 2019 se encontraron con un equipo entusiasta, que en aquel entonces carecía de recursos para tratar a los pacientes con ictus isquémico en la fase aguda. La formación pudo beneficiarse de la experiencia del Dr. Santiago Pigretti, neurólogo vascular, y de Yamila Selan, enfermera licenciada, ambos del Hospital Central de Mendoza. En ella participaron todos los implicados en la vía de tratamiento del ictus, desde el guardia de seguridad en la entrada al radiólogo en la sala de TAC.

Pero para cuando obtuvieron los recursos para el tratamiento del Ministerio de Salud, la pandemia de COVID-19 estaba estrechando el cerco sobre Sudamérica y obligando a desviar servicios sanitarios para abordar la mayor emergencia sanitaria pública de nuestro tiempo.

Pero en una ventana de tiempo después de la primera ola de COVID-19, el equipo volvió a centrarse en la idea de darle una segunda oportunidad a la vida.

“Nos habíamos alejado de nuestros objetivos”, explica la Dra. Mariana Riveros, una neuróloga experimentada que en 2019 acababa de llegar a San Juan. Como jefa de la unidad de ictus del Hospital Dr. Guillermo Rawson, el coraje y el liderazgo de la Dra. Riveros fueron factores decisivos cuando, el 7 de mayo de 2021, el código de ictus se activó por primera vez en los 300 años de historia del hospital.

La Dra. Riveros recuerda que la señal procedía de los servicios de enfermería del servicio central de urgencias, donde un paciente que mostraba déficits neurológicos asociados al ictus había sido ingresado dentro del margen terapéutico. “Se notificó inmediatamente a los servicios de neurología. Después de nuestra evaluación inicial, se realizó una TAC cerebral y nuestro paciente recibió tratamiento de recanalización intravenosa en el propio servicio de urgencias central antes de ser transferido a la unidad de cuidados intensivos.

“Aunque tuvimos que luchar contra los retrasos de tiempo y la falta de formación, el tiempo puerta-aguja fue de 80 minutos y se obtuvo una mejora de más de 4 puntos en la NIHSS”.

Hágalo de nuevo, más rápido

Aunque el Hospital Dr. Guillermo Rawson todavía tiene que inscribirse en el registro de calidad de la atención del ictus, RES-Q, los datos que recopiló el equipo sobre su primera recanalización proporcionaron un punto de referencia importante cuando, 48 horas después, surgió la oportunidad de repetir la experiencia. Esta vez fue el personal que admitió al paciente quien activó el código de ictus, lo cual fue uno de los múltiples factores que permitieron al equipo reducir el tiempo puerta-aguja inicial de 10 minutos.

El segundo hombre más afortunado de San Juan era un albañil de 54 años con una puntuación de 14 en la NIHSS cuando un miembro de la familia lo llevó al Hospital Dr. Guillermo Rawson. Allí se convirtió en el segundo paciente en ser sometido a tratamiento de recanalización por parte del equipo de la Dra. Riveros. Cuando recibió el alta, su puntuación de 2 en la NIHSS indicaba una fuerte probabilidad de recuperación completa, un verdadero rayo de esperanza de que el paciente pudiera reanudar su vida con secuelas mínimas o sin ellas.

“Estas experiencias nos garantizan que andamos por el camino correcto, un camino por el cual tenemos que avanzar”, declaró la Dra. Riveros en junio después de que su equipo hubiera tratado con éxito a un tercer paciente.

“Ciertamente, a medida que se trate a más pacientes y el equipo adquiera más experiencia, los tiempos de tratamiento mejorarán y los procesos se tornarán más organizados”.

Objetivo: la perfección

La primera recanalización de un equipo de ictus le demuestra que puede hacerlo; después, el objetivo es perfeccionarla, como nos explica Mariana Wolf, cuyo equipo está listo para trazar nuevos planes de formación para San Juan tan pronto como la pandemia lo permita.

“Tenemos en mente dos programas de formación específicos: formación en imágenes para radiólogos y formación en atención prehospitalaria para dos servicios de ambulancia, incluidos los operadores de su centro de llamadas, para que podamos abarcar a todas las personas implicadas en la vía de tratamiento”.

Los servicios médicos de emergencia de la provincia no tienen un funcionamiento óptimo, y aunque el tercer paciente llegó al Hospital Dr. Rawson en ambulancia, se ha constatado que la falta de notificación prehospitalaria es un factor que afecta a los tiempos de tratamiento.

La formación en simulación tendrá lugar lo antes posible, informa Mariana. “La simulación pone de manifiesto las trabas en un proceso que involucra a muchas personas y detecta oportunidades donde los asesores de Angels pueden intervenir”.

En lugar de crear inmediatamente nuevas unidades de ictus en la región, se prevé que el equipo del Hospital Dr. Guillermo Rawson se convierta en el núcleo de una red de teleictus a través de la cual los hospitales más pequeños puedan acceder a asesoramiento experto sobre si deben realizar trombólisis a pacientes con ictus isquémico y cómo hacerlo.

Claramente, ser los primeros no solo conlleva un reconocimiento, sino también una responsabilidad. Gracias al liderazgo decisivo de la Dra. Riveros y al apoyo de la Iniciativa Angels, el Hospital Dr. Guillermo Rawson pronto tendrá una historia aún mejor y más grande que contar.

 

Powered by Translations.com GlobalLink OneLink Software